Tu postura y tu carácter

Sabias que tu postura revela muchos detalles de tu carácter? Antes de los años 50 del siglo pasado a penas existían investigaciones relacionadas con la comunicación no verbal. Luego se convirtió en uno de los campos de estudio con más importancia. Aunque no es tan sencilla de interpretar como otras formas de comunicación, dice mucho sobre nuestra personalidad y del estado anímico. Aquí algunas de las posturas que adaptamos con mas frecuencia y lo que pueden decir de nosotras solo por la forma de estar de pie o sentarse. Es algo que deberíamos tener en cuenta cuando salimos a bailar y interactuamos con la gente si queremos mostrar una imagen de nosotras abierta, positiva y receptiva.

1. Piernas juntas

Si una mujer se mantiene de pie con las piernas juntas está mostrando un equilibrio tanto físico como mental. Es una persona con una gran paciencia, lo que la convierte en alguien muy positiva con sus amigos y que sirve de apoyo para todos los que quieren acercarse a ella. El problema es que no le gusta compartir sus sentimientos a los demás, lo que la convierte en alguien difícilmente accesible, no teniendo muchos acercamientos por parte de desconocidos.

 

2. Piernas ligeramente abiertas

Eres una persona a la que le encanta ser el centro de atención. Gracias a tu posición de impaciencia y espera, todo el mundo trata siempre de acercarse a ti para ver si sucede algo, encontrándose con un marcado carácter temperamental. Por suerte también te acompañan una habilidad innata para controlar cualquier situación y una técnica pulida para enfrentar los conflictos con gran tacto. ¡Puedes con todo!

 

3. Piernas abiertas completamente

Esta postura ofrece una resistencia increíble, ya que los puntos de apoyo abiertos aumentan la estabilidad. Esto se traduce en un aspecto negativo y otro positivo, siendo la fuerza en tus acciones la parte benigna y la terquedad a la hora de afrontar y tomar decisiones negativas. Sin duda eres una persona que tiene un objetivo marcado y que solo vas a tolerar que todo salga como tú lo prefieres. Por desgracia esto supone que jamás vas a lograr aceptar tus fracasos y no serás capaz verlos como culpa tuya.

 

4. Piernas cruzadas

Si cruzas las piernas cuando estás de pie significa que tienes una energía desbordante en tu interior. Tratas siempre de superar tus metas de la forma más aplastante posible, empleando para ello todos los medios de tu alcance y no dejando cabida al fracaso. Esto suele ser una herramienta muy útil para el mundo laboral. Sin embargo a veces también te empuja a cometer locuras que tienen sus consecuencias. Procura siempre pensar antes de actuar para lograr mejores resultados.

 

5. Piernas envueltas

Si cuando te sientas tiendes a envolver tus piernas una sobre la otra, normalmente es debido a una baja autoestima. Los cruces en la comunicación suelen significar una señal de rechazo al contacto verbal o físico. Esto te hace parecer una persona distante o tímida. Esto, sin embargo, puede servir de reclamo para las personas con un espíritu sobre protector, por lo que puede ser entendido como algo positivo.

 

6. Pierna sobre la otra

Aunque solo parece otro cruce, se trata de una forma de representar un control total sobre tus acciones. Transmites una sensación de control absoluto sobre tus decisiones y un dominio completo sobre cada movimiento. Esta postura es la mejor forma de mostrar una seguridad personal, pero ten en cuenta que puede parecer algo imponente.

 

7. Piernas rectas sin cruzar

Esta postura es la que demuestra mejores cualidades en cuanto a valores interpersonales. Eres alguien que busca equilibrio y entendimiento mediante el trato honesto, sincero y correcto con todo el mundo. Eso te convierte en una persona con un gran corazón, pero sin perder de vista tu propia personalidad. Pero ten en cuenta que a veces se puede interpretar como muestra de inseguridad personal o de timidez. 

 

 

 

Visto todo esto tiene sentido analizar tus posturas habituales y la posición que tus piernas cuando sales o estas con la gente. Sin duda alguna, aunque no nos damos cuenta, dicen mucho de nosotras. Cuando salimos a bailar y queremos que los chicos nos saquen a bailar es buena idea mostrarnos abiertas y receptivas. Desde luego si adaptamos posturas que nos muestran cerradas y distantes no les ayudamos a acercarse a nosotras 🙂 Así que ponte tus zapatos de baile, tu mejor sonrisa, acepta una postura y actitud positivas y veras el éxito que tienes!