Muchas veces con el paso de tiempo nuestra percepción de baile cambia y no hay nada raro en ello.

Creo que a muchos de nosotros en el baile nos ha pasado llegar a sentirse cansado o desanimado para ir a clases o salir a bailar. Llega el momento cuando pareces estar estancado y que no avanzas. Puede que sea solo algo temporal relacionado con otros aspectos de tu vida. O la simple falta de tiempo para salir, practicar y ensayar. Puede ser la cuestión de tiempo, practica y paciencia. Aquí me gustaría dejar un par de consejos para combatir estos periodos de desanimo.

1. Variar los sitios por donde sales.

Si vas al mismo local siempre al final conoces a todo el mundo ya que muchos suelen ir a bailar a los mismos sitios y es genial. Sin embargo pasa que bailas con las mismas personas y conoces todos o casi todos los pasos y figuras que hacen (caso de chicas). Por un lado esta muy bien ya que te los sabes a la perfección y te salen fenomenal. Pero por otro puede que empieces a sentir que no avanzas o incluso te aburres. Cambio de lugar y de ambiente suele ir bien para conocer gente nueva, practicar nuevas figuras y volver a tener ilusión por el baile.

2. Añadir nuevos pasos o figuras para ampliar el repertorio.

Así siempre estas activo aprendiendo, practicando y perfeccionando nuevos pasos. En caso de chicas aunque siempre dependemos de lo que nos marque la pareja, sigue siendo muy útil. Te ayuda a desarrollar tu propio estilo y darle mas elegancia a tu baile y para sentirte mas segura en los momentos de pasos libres.

3. No dejes de ir a clases y talleres

Va relacionado con el punto anterior – ayuda a ampliar tu repertorio, aprender nuevas figuras o perfeccionar lo que ya sabes hacer. Seguir formándote es muy importante para no quedarte en el mismo nivel, no estancarte y crecer. Y además así conoces mas gente, practicas mas y adquieres nuevas experiencias.

4. Relájate

No te estreses ni te presiones por avanzar y mejorar. Todo a su tiempo. Gana una buena base, aprende la técnica y marcar bien en caso de chicos. El baile es diversión, dejalo fluir e ir con la música, nada de tensión ni estrés. Respira y deja que la música te lleve.

5. Conocer la música y el baile desde otro punto de vista

Interésate por la historia del baile y los estilos, entérate de donde vienen. Mira porque los movimientos y la música son así, que se supone que nos intentan trasmitir. Aparte de ampliar tus conocimientos generales y tener otro tema para hablar con tus compañeros ayuda a crear cierta actitud en cada estilo de baile que practicas.

Si sigues sintiéndote estancado o agobiado después de haber intentarlo todo habla con tus profesores. Seguro que a lo largo de su vida como bailarines han experimentado situaciones similares y sabrán darte buenos consejos.

 

La foto del actor y bailarín profesional Leo Zunda escuela Leozunda