Te apasiona el baile pero que hacer con la vergüenza..?

Te apasiona la música y el baile, pero ninguno de tus amigos sabe bailar ni tiene ganas de aprender y a ti te da vergüenza ir solo/a?

Creo que a muchos de nosotros pasaba esto antes de atrevernos, dar el primer paso y apuntarse a clases de baile.

Claro, la imagen que tenemos en la mente es que todo el mundo viene con pareja y ya tiene la idea de los pasos y figuras básicas. Y eso nos echa para atrás. Crees que te verán patoso/a sin tener ni menor idea del baile. Te parece impensable presentarte solo/a en la escuela, bailar con la gente que no conoces de nada y pasar vergüenza. O aun peor que como vienes sin pareja cuando tocará el cambio de pareja alguno de los chicos/chicas tendrá que esperar su turno… Y todo el mundo te odiara por eso… Esas y otras mil cosas pasan por tu cabeza y no te atreves a dar el primer paso.

Lo mejor de todo es que todo esto solo está en tu cabeza y es fácil de superar. Hay mucha gente que se apunta a las clases porque le gusta bailar aunque no tiene pareja de baile. Es verdad que si miras los videos y vienes con la idea del baile al que te apuntas y sabes hacer pasos básicos te resultará mas fácil. Si eres tímido es una manera fácil de conocer gente nueva ya que todos vais a la clase para disfrutar de la actividad.

Luego siempre esta el miedo de que todo el mundo te mirara y dirá que bailas fatal y no te enteras de nada. Acuérdate de que todos estáis ahí para aprender. Cada uno se ocupa y se concentra en sus movimientos y sus fallos y no mira a los demás. El único que estaría pendiente de ti seria el profesor y para eso esta, ¿ verdad?

El reto de salir a bailar solo/a…

Este tema si que parece ser mas complicado ya que te da la impresión que todo el mundo te mirará raro.  Aun me acuerdo de la primera vez cuando salí a bailar sola. Los compañeros de clase eran de diferentes localidades y muchos iban a locales fuera de la ciudad o salían otros días. En un momento dado entendí que si sigo dependiendo de ellos no conseguiría salir y practicar y por lo tanto nunca avanzaría en el baile. Un sábado decidí ir sola. Al encontrarme con gente conocida en la discoteca me preguntaron con quien venía. Les dije que sola y se quedaron mirándome. ´¿En serio?´ dijeron.  No se si sorprendidos o con admiración. Pero me acuerdo que me daba lo mismo. Lo pase genial esa noche y desde entonces una vez por semana iba a ese local al taller y luego me quedaba en el social. Ahí conocí muchos de mis compañeros de baile.

 

El miedo y el pánico de bailar o actuar en publico se suele atribuir a los problemas del autoestima, la timidez, la falta de sociabilidad. Seguramente por la culpa de la vergüenza has perdido grandes momentos en tu vida no solo en el baile. Mucha gente lo reconoce pero aun así no se atreve o no consigue superar esas barreras.

Lo mejor de todo es que cuando haces un pequeño acto de valentía una vez te das cuenta que esos muros y frenos mentales desaparecen. ¡Todo está solo en tu cabeza! Estate orgulloso de ti y date algún premio. Aunque nadie lo sepa es un pequeño reto personal que consigues. Así hace ilusión seguir y avanzar.

Claro que a todos nos gustaría saber bailar como un profesional en poco tiempo, lucir en la pista y disfrutar bailando. Pero muchos no nos damos cuenta que los profesionales también han hecho un largo camino para estar donde están. Y ellos siempre tienen sus metas personales para alcanzar y seguir mejorando. Sin ellas uno se queda en su zona de confort con lo conseguido y ya no avanza.

 

La foto del profesor Luis Chavez Simon

Lesiones mas habituales de bailarines

Incluso bailando de forma no profesional y tomando precauciones es difícil evitar las lesiones, sean por  causas propias del bailarín o externas.

Tipos de lesiones

Los tipos de lesiones van a venir determinados de acuerdo a las partes o estructuras corporales que se vean involucradas, pudiendo afectar al tejido óseo (fracturas) o al tejido blando (lesiones musculares y articulares, cápsula, ligamentos, sinovial, meniscos, discos intervertebrales, etc.)

Cerca de la mitad de las lesiones ocurren en pie y tobillo. Otras partes corporales más vulnerables a lesionarse en la danza son la rodilla, la cadera y la columna lumbar. Sorprende que sufre también la parte superior del cuerpo incluyendo cabeza y cuello/nuca. Mas abajo hablamos mas en detalle sobre los tipos  de lesiones mas frecuentes.

El trabajo constante del musculo impide la correcta vascularización estrechando los vasos sanguíneos con lo que el músculo se fibrosa y degenera hacia lo conjuntivo (estático). Como los músculos no están hechos para una función estática la persona siente una fatiga constante con contracciones, contracturas y dolores en las inserciones musculares por un exceso de trabajo y no por debilidad.

Causas internas

En cuanto  a las causas propias, se debe a la mala técnica, incorrecto calentamiento previo y estiramiento (o su falta) al final de la clase. También tiene que ver con desequilibrios musculares y movimientos bruscos y/o incorrectos. Ello conlleva a sobrecargar algunos articulaciones, tendones y músculos más que otros y acabar en una lesión.

Una de las causas de lesiones también es la fatiga física así como también psíquica en épocas de stress.

Causas externas

Causas externas que pueden resultar en lesiones traumáticas serian por ejemplo los zapatos de baile  incorrectamente ajustados, inapropiados o de mala calidad, frio en la sala, suelos duros. Cuenta también cambio brusco en la coreografía sin practicar previamente las figuras y repetición constante del movimiento, etc.

 

En caso de la formación profesional de bailarines es de mencionar que muchas personas no presentan de forma natural las condiciones anatómicas necesarias como para bailar. Es de gran importancia que  los maestros tengan en cuenta las características físicas del alumno sobre todo en edad temprana. Pueden haber limitaciones físicas y restricciones que pueden impedirle el desarrollo de una técnica perfecta.

Columna

Las lesiones más frecuentes en la columna son lumbalgias mecánicas o síndrome facetario, con sobrecarga articular posterior, generalmente con  aumento de la curva lumbar. Por otro lado se encuentran con ciertas frecuencia contracturas por sobrecarga, tanto en miembros inferiores como en la columna, en especial zona lumbar por sobrecarga o la zona cervical por tensión.

Pie

Es la zona más frecuente de lesiones, sinovitis de tobillo, tendinitis del flexor del primer dedo, tendinitis de  Aquiles, fracturas de stress del 2º metatarsiano, osteocondritis de astrágalo entre otros.

Rodilla

A nivel de rodilla suele ser lo más frecuente  el dolor femoropatelar, la condropatia rotuliana debido a muchas veces incorrecta alineación desde cadera a pies, lo que nos lleva a la rotación externa de rodilla y sobrecarga en la rótula. También debido a  desequilibrios musculares y falta de estiramiento adecuado en cuádriceps, gemelos e isquiotibiales.

Cada vez más bailarines se preocupan por aprender cual es la mejor manera para cuidarse  y prevenir las lesiones. Aunque las lesiones es algo normal sobre todo en bailarines profesionales, hay muchas posibles formas para reducirlas en cantidad y en gravedad. Empezando por la simple rutina de calentamiento y estiramiento antes y después de la clase/actuación/baile y las visitas a quiropráctico o osteópata para mejorar el estado y aflojar las tensiones. Tomemos nota para seguir las buenas prácticas y disfrutar del baile en buena forma.

Porque y como cuidar tus zapatos de baile

Los zapatos de baile es un tesoro para una bailarina.

Aparte de ser mas atractivos y atrevidos comparando con calzado convencional, los zapatos de baile son bastante costosos también. Eso debido al cuidado, atención y delicadeza con las que están hechos.  La calidad es alta, no se puede cuestionarla en zapatos de baile, zapatos de baile latino, zapatos de salón. Es imprescindible para que soporten el uso que les das, no perjudiquen la salud de tus pies y tu bienestar. Y todo eso no es nada fácil para un zapato…

Los tipos de baile como salsa o bachata y tango casi igual, exigen unos zapatos que soportan la gran destreza física. Con ellos:

  • saltas
  • caes
  • arrastras
  • punteas
  • flexionas
  • colocas tu peso sobre el metatarso o el tacón
  • giras
  • pivoteas

 

Sin olvidar que te pisan y dan golpes. En otras palabras – los llevas al límite..

 

Zapatos de actuación vs los de ensayo.

Muchas veces nos fijamos mas en los zapatos de baile para actuaciones o para el baile social, que sean buenos y con diseño atractivo. A cambio no prestamos tanta atención a los zapatos de ensayo. Normalmente miramos algo sencillo y económico, olvidando de que deben ser tan buenos o incluso mejores  que los otros ya que trabajamos mas con ellos y tienen que soportar más que los del escenario. Una solución efectiva para no desgastar tus zapatos de baile y seguir luciendo con ellos es obviamente cuidar y protegerlos:

Los zapatos de raso/satén, el material mas utilizado en zapatos de baile de salón y zapatos de baile latino, principalmente necesita ventilación ya que la tela recoge los olores y guardarlos en un lugar seco. Para alargar la vida de la suela que normalmente es de cuero/ante se usa cepillos especiales para limpiar y volver a levantar los pelitos del material.

Los zapatos de cuero mas utilizados en la fabricación de calzado de hombre y para zapatos de tango deben protegerse pasándoles crema/betún de vez en cuando para mantenerlos flexibles y ´hidratados´ por así decirlo. Existen cremas especiales para cuero sintético también y las hay de varios colores.

Los zapatos de charol se lustran con vaselina líquida. Con este tratamiento logras que brillen y que no se peguen entre sí cuando los juntas bailando.

Si tus zapatos de baile cerrados por delante te quedan un poco largos, o sea que la punta permanece vacía, rellénala con un poco de papel blando o algodón. Así evitaras que se marquen o se deformen y que se ajusten mejor a la forma de tu pie.

Si cuidas tus zapatos de baile ellos te lo agradecerán sin duda y te cuidarán a ti!

 

En la foto modelo ´Florence´ rojo de Danzarina

Sobre profesores excelentes, buenos alumnos y personas excepcionales

Llevaba tiempo pensando en cómo describir a un buen profesor de baile…

Llegué a la conclusión que es algo muy personal cuando se lo preguntas a un alumno. Cada uno viene con sus necesidades y exigencias y espera cosas diferentes. Por lo cual el que es bueno para uno puede no serlo para otro. Aun así pensé que debería reunir un mínimo de requisitos para ser llamado ´profesor de baile´. Al parecer todos estamos de acuerdo en que no es lo mismo saber bailar y saber enseñar. Me ha pasado ir a clases o talleres de la gente que baila fenomenal, se te quita el aliento viéndoles bailar, pero a la hora de explicar cómo marcan o hacen las figuras no saben expresarse con precisión.

Por otro lado me preguntaba a quien pueden llamar buen alumno.

Y no me refería a la habilidad y facilidad en el baile y a la destreza de cada uno. No todos tenemos las mismas habilidades, pero muchos las mismas ganas de saber bailar. ¿Debería tener algo aparte de la disciplina, empeño, ganas de mejorar y superarse?

Al final decidí lanzar la pregunta en facebook y pedir opiniones de profesores de baile y compañeros. He recibido varios comentarios – se pueden ver en mi muro. Agradezco a todos su aportación! Era un viernes y muchos estaban viajando a congresos de fin de semana, aun así se tomaron la molestia de escribir! Intentare resumir lo que he recogido. 

La mayoría comenta que no ven a los alumnos como buenos o malos. Solo que cada uno exige cosas diferentes según sus necesidades. Hay gente que viene a pasar un buen rato y divertirse y la hay que se lo toma en serio y quiere progresar en el baile. No se consideran buenos ni malos, simplemente diferentes. Lo mejor que puede hacer el profesor en este caso es adaptarse a lo que le pide el alumno y saber llevar el grupo entre y cada uno de ellos. No suena fácil, ¿verdad?
Sin embargo, los alumnos que quieren aprender de verdad empiezan por la disciplina y la actitud – las dos no deberían faltar al alumno y aun menos al profesor. Poder compaginar el aprendizaje con una manera divertida de enseñar es lo ideal pero no algo sencillo de lograr. Aquí se mezcla la parte técnica con las habilidades sociales del maestro.

A los alumnos les aconsejan poner sus metas y prioridades en el aprendizaje. Esto sirve de gran ayuda para no saturarse y no desanimarse ya que el camino es largo y a veces uno pasa por etapas duras. Llegan momentos cuando te ves desmotivado y estancado. En uno de los artículos anteriores ya hemos hablado de este tema y hemos puesto algunos consejos sobre como no desanimarte y avanzar en el baile.

El comentario de un gran bailarín y una persona a la que admiro mucho, Javier Padilla, quiero dejarlo intacto y en su estado original:

´Un buen alumno es el que siempre va a más, se interesa en no solo ejecutar las cosas para “salir del paso”, sino interesarse en pequeños grandes detalles, como: qué estoy bailando? De dónde viene? Por qué se baila así? Cuales son las figuras del pasado y del presente más destacadas? Cómo es el panorama actualmente?… Aparte, es quien se preocupa por que el trabajo de pareja (que al final es un trabajo en equipo) se realice cómodamente. Además, el que se preocupa por seguir aprendiendo las nuevas tendencias, nuevas técnicas.. y sobre todo, que el baile se convierta en su pasión, en la manera de expresarse y que lo haga no por moda, sino por sentirse bien y disfrutar de lo que hace.
Un buen profesor de baile es quien logra que el alumno tenga al menos dos puntos de los anteriores. Además, es quien trabaja por que ESO es su PASION, no por el simple hecho de ganar dinero.´

´Solo voy a decir una cosa, tanto para alumnos como profesores – cuanto más conocimiento tenemos, tanto alumno como profesor de baile, más respeto le damos al baile y a los compañeros´.
Creo que ahí es donde el simple ´pasártelo bien´ empieza a ser algo más grande y formar parte de tu vida. Esto ya es mi adición para terminar la frase de arriba que venía de Iván López 🙂 

 

 

Foto de los profesores Iván López y Dámaris Cerro escuela de baile All Steps

Consejos para no desanimarte y avanzar en el baile

Muchas veces con el paso de tiempo nuestra percepción de baile cambia y no hay nada raro en ello.

Creo que a muchos de nosotros en el baile nos ha pasado llegar a sentirse cansado o desanimado para ir a clases o salir a bailar. Llega el momento cuando pareces estar estancado y que no avanzas. Puede que sea solo algo temporal relacionado con otros aspectos de tu vida. O la simple falta de tiempo para salir, practicar y ensayar. Puede ser la cuestión de tiempo, practica y paciencia. Aquí me gustaría dejar un par de consejos para combatir estos periodos de desanimo.

1. Variar los sitios por donde sales.

Si vas al mismo local siempre al final conoces a todo el mundo ya que muchos suelen ir a bailar a los mismos sitios y es genial. Sin embargo pasa que bailas con las mismas personas y conoces todos o casi todos los pasos y figuras que hacen (caso de chicas). Por un lado esta muy bien ya que te los sabes a la perfección y te salen fenomenal. Pero por otro puede que empieces a sentir que no avanzas o incluso te aburres. Cambio de lugar y de ambiente suele ir bien para conocer gente nueva, practicar nuevas figuras y volver a tener ilusión por el baile.

2. Añadir nuevos pasos o figuras para ampliar el repertorio.

Así siempre estas activo aprendiendo, practicando y perfeccionando nuevos pasos. En caso de chicas aunque siempre dependemos de lo que nos marque la pareja, sigue siendo muy útil. Te ayuda a desarrollar tu propio estilo y darle mas elegancia a tu baile y para sentirte mas segura en los momentos de pasos libres.

3. No dejes de ir a clases y talleres

Va relacionado con el punto anterior – ayuda a ampliar tu repertorio, aprender nuevas figuras o perfeccionar lo que ya sabes hacer. Seguir formándote es muy importante para no quedarte en el mismo nivel, no estancarte y crecer. Y además así conoces mas gente, practicas mas y adquieres nuevas experiencias.

4. Relájate

No te estreses ni te presiones por avanzar y mejorar. Todo a su tiempo. Gana una buena base, aprende la técnica y marcar bien en caso de chicos. El baile es diversión, dejalo fluir e ir con la música, nada de tensión ni estrés. Respira y deja que la música te lleve.

5. Conocer la música y el baile desde otro punto de vista

Interésate por la historia del baile y los estilos, entérate de donde vienen. Mira porque los movimientos y la música son así, que se supone que nos intentan trasmitir. Aparte de ampliar tus conocimientos generales y tener otro tema para hablar con tus compañeros ayuda a crear cierta actitud en cada estilo de baile que practicas.

Si sigues sintiéndote estancado o agobiado después de haber intentarlo todo habla con tus profesores. Seguro que a lo largo de su vida como bailarines han experimentado situaciones similares y sabrán darte buenos consejos.

 

La foto del actor y bailarín profesional Leo Zunda escuela Leozunda

Donde encontrar información de los eventos de baile y mucho mas

En la búsqueda de eventos de baile y otra información relacionada.

En alguno de los artículos anteriores he hablado sobre eventos de baile, donde aprender a bailar, que y con quien.  Ha recibido buenos comentarios por la parte de las personas que han empezado a bailar hace poco. También había gente compartiendo los recuerdos sobre sus primeros pasos en el baile.

Hoy, siguiendo algunos comentarios que han habido, me gustaría volver al tema ya que parece ser bastante más amplio y tocar un poco otras partes  de este dilema.

Pues bien, has decidido que el baile te llama y te gustaría apuntarte a las clases y ahora toca buscar la escuela. ¿Qué hacer si no conoces a nadie quien te podría recomendar alguna? Por dónde empezar? Seguramente la mayoría se lo preguntaría al Mr.Google y empezaría a navegar y tomar apuntes de todo lo que aparece en la búsqueda. Iríamos descartando las academias que están lejos de casa o del lugar de trabajo. Las que no ofrecen las disciplinas que buscamos y por algún otro criterio. Nos quedaríamos con unas cuantas y ahora ¿Cómo se que son buenas? ¿Cuál es la mejor? …

Seguimos …

Ya hemos hecho alguna que otra clase y ahora apetece poner en practica lo aprendido. ¿Dónde voy a bailar? Los compañeros son igual de novatos y a lo mejor tampoco muchos saben de los sitios para salir a bailar… Otro problema 🙂

Pasado esta etapa y a medida que vas subiendo de nivel ya tienes ganas de ir a eventos de baile o a algún congreso. Ves un montón de publicaciones que aparecen en las redes sociales todos los días. Pero si no apuntas al momento de ver el anuncio los detalles del evento luego ya no te acuerdas de que iba ni donde lo has visto… ¿Te suena?

Eureka

Creo que en su momento los chicos de Go&Dance pasaron por lo mismo y salieron con la idea de crear una web que reuniría toda esta información tan importante para nosotros bailarines. Ayudarnos y presentar la información de forma detallada y bien estructurada para no tener que perdernos en la multitud de páginas y anuncios.

En esta web cualquiera puede encontrar lo que necesita. Si buscas eventos,  escuelas y academias de baile, discotecas, talleres o clases sueltas ahí lo puedes encontrar todo. Y todo categorizado y presentado de forma muy sencilla y entendible. También apartado de profesores/artistas donde te ofrecen la opción de seguir a estas personas y saber de sus actuaciones en eventos.

Se permite dejar valoraciones y comentarios. De este modo te puedes hacer la idea y escoger lo mejor para ti, sea una escuela o discoteca. De verdad, es un gusto navegar por esta página. Aparte, tienen el blog con artículos muy interesantes y actuales sobre el mundo de baile. ¡En Go&Dance todo está a tu alcance!

La importancia de buenos zapatos de baile

¿Solo es un bonito complemento los zapatos de baile?

Los zapatos de baile es un complemento bonito y a la vez importante que no pasa desapercibido a la hora de bailar. Hasta el punto de definir nuestro propio estilo y la forma de moverse que es individual para cada uno.

Un par de buenos zapatos de baile deben aportarnos comodidad, proteger nuestros pies, ayudar y facilitar los movimientos. Al mismo tiempo dar la elegancia que corresponda al tipo de baile que ejecutamos.

Mucha gente cuando solo empieza a bailar piensa que es lo mismo bailar con calzado de la calle que con zapatos de baile. Pero si lo piensas bien también es verdad que cada actividad que desarrollamos requiere calzado adecuado para poder ejecutarla. No cuestionamos que tipo de zapatos que nos ponemos para ir al gimnasio. A ninguna se le ocurre ir a hacer ejercicio con zapatos de tacón, ¿verdad?  Igual que los deportistas requieren calzado y accesorios específicos para un mejor desempeño, los bailarines tienen que utilizar los productos y elementos adecuados.

Es imprescindible la calidad del calzado para bailar.

Es fundamental que todas las costuras de buenos zapatos de baile, zapatos de salón, zapatos de baile latino sean resistentes y que todas sus piezas sean reforzadas. Esto garantiza que los zapatos entre saltos, golpes y movimientos absorban y amortizan los impactos y golpes sin que se rompan. Y todo esto por supuesto sin perder la comodidad y flexibilidad del calzado.

Los zapatos de calle no están diseñados para soportar los esfuerzos a los que se somete uno cuando baila con ellos. En una sesión intensa de baile con un zapato convencional fácilmente se puede dañar o romper la suela, las tiras o el tacón. Mientras que un buen zapato de baile es un elemento que puede hacer toda la diferencia al bailar.  Para un/a bailarin/a la posibilidad de hacer giros rápidos, pivotear, saltar y detenerse con precisión es fundamental y todo eso sin hacerse daño ni romper el calzado. Por lo cual no se puede cuestionar ni re-emplazar el tipo y la calidad de los materiales que se usa en la fabricación de zapatos de baile.

La característica principal de buenos zapatos de baile es que deben ser cómodos. Se deben ajustar al pie como si fuera un guante o mejor decir como un calcetín. Sino, obliga al bailarin/a a realizar un esfuerzo extra para mantener su postura y equilibrio mientras baila, realiza giros o movimientos rápidos. Debido a estos esfuerzos se deforman y sufren los pies, piernas, articulaciones, ligamientos y meniscos.

Para los bailarines es imprescindible estar cómodo a la hora de bailar y concentrarse en la actuación y no en el calzado que lleva.  Por lo tanto también es de mucha importancia escoger un producto de excelente calidad y no ahorrar en la salud y bienestar de tus pies. ¡Ellos seguramente te lo agradecerán!

En la foto modelo Delia de Danzarina zapatos de baile

¿Sacar  o esperar a que te saquen a bailar?

Llega ese tan esperado día de la semana cuando vas a salir a bailar.

Cuentas las horas hasta que llegue la tarde para ir a bailar. Sales de casa toda mona y arreglada con tus zapatos de baile preciosos en la bolsa. Llegas al sitio, te los pones, empieza a sonar una canción que te encanta, pasan segundos, miras a tu alrededor desesperadamente… Y parece que nadie te ve ni te hace caso. ´¿Hola? Quiero bailar!´ gritas por dentro. ¿Cuantas veces te ha pasado lo mismo? Las chicas la mayoría de las veces esperamos que nos saquen. Igual que en la vida estamos mas acostumbradas a que el chico sea un caballero y de el primer paso. Y en el mundo de baile resulta no siempre ser así.

La primera reacción es que te preguntas si te pasa algo, si no estas guapa o si hay alguna otra razón para que no quieran bailar contigo. Piensas que a lo mejor te han visto moverte y no bailas bien y miles de otras cosas de estas que pasan por tu cabeza.

Lo pasaba mal en el principio cuando no me sacaban ¡me desesperaba! Luego viendo a otras chicas sacar a los chicos pensé que mas me valía dar el primer paso si quería ir practicando.

¡Resulta que no es tan difícil!

Los chicos también vienen a bailar y les pasa lo contrario – ven a una y piensan que es muy guapa y no querrá bailar con el. O parece cansada o aburrida o que ya tiene mucho nivel y no le apetecerá bailar con un novato. Ellos también tienen una y mil razones o excusas para no sacar a bailar a una chica que no conoce aunque este deseando bailar con ella.

Es verdad que alguna vez alguno sale con la excusa de que esta cansado (y en un par de minutos le ves volando sobre la pista). O no le gusta la canción o no baila salsa en línea. O se lo ha promedito este baile a otra chica o alguna otra tontería. Pero en realidad hay pocos de esos y no suele pasar a menudo. Todo el mundo esta en la pista para bailar. Al menos sabes que lo has intentado ya que el objetivo era bailar, practicar y pasarlo bien!

También hay gente que viene en grupitos y solo bailan entre ellos y por lo tanto ni sacan ni dejan que les saquen. En fin, cada uno puede hacer lo que le apetezca, pero es eso, ¡que el problema no esta en ti! Así que ponte tus bonitos zapatos de baile, zapatos de salón, zapatos de baile latino y a lucir a la pista!

 

 

La foto del profesor Ivan Lopez

Ponle alegría a tu vida ¡a bailar!

¿Te falta alegría en tu vida? ¡Pues a bailar!

Movimiento, diversión, ejercicio, expresión, sensualidad, pasión – puedes encontrar todo lo que quieras bailando. Aquí hay de sobra para todos los gustos. ¡A bailar! Y alegría no te faltara sobre todo si escoges la clase de algún baile latino.

Hay muchas variedades de ritmos latinos, sin embargo los mas populares siguen siendo salsa, bachata, tango y samba.  Siendo del origen latino todos estos bailes son muy diferentes entre si.

También han aparecido los estilos que se baila solo pero lo más habitual es bailar en pareja y complementar estas clases con las de estilo chica/chico. Esto ayuda tener más facilidad cuando tocan pasos libres.  También chicas mejoran su estilo y mas elegancia para mover los brazos, cambiar de peso, etc.

Algunos de los bailes latinos son:

Salsa es el baile latino más conocido y popular. Se baila en pareja aunque se hacen coreográficos de estilo chica/chico solo. Muy alegre y lleno de energía. El hombre marca los pasos a la chica y ella tiene bastante libertad para mover los brazos. Se requiere práctica de estilo chica para que sea elegante el baile. Se considera de origen cubano pero se ha extendido por toda América Latina. Hoy en día hay varios estilos de salsa. En salsa cubana el chico desplaza a la chica en movimientos circulares y en agarre abierto. Existe también salsa en línea donde las figuras son mas lineales y la chica tiene más libertad de movimiento. La mujer siempre baila con zapatos de baile latino o zapatos de salón con tacón para lucir mas las piernas.

 

Bachata ahora considerada como el baile latino mas sensual al aparecer hace unos años el estilo sensual de la bachata. Es muy diferente a la bachata original dominicana ya que las canciones son mas lentas y tranquilas. No hay tantos pasos libres, se baila mucho en agarre cerrado, el chico marca manteniendo los 4 tiempos del paso básico. Muchas figuras son con ondas, movimiento de cabeza de la chica, sentadillas, etc. Se necesita mucha practica y habilidad para desarrollar buen movimiento corporal y disociación. En bachata la chica también lleva los zapatos de baile de tacón para lucir mas las piernas y estilizar los movimientos.

 

Tambíén muy conocidos:

Tango Un baile muy elegante y con mucho sentimiento con las canciones tristes de corazón roto o amor no compartido. Se requiere bastante práctica ya que la postura siempre es espalda recta y cabeza alta. Sus orígenes proceden de Argentina. Se baila siempre en pareja donde el hombre marca los pasos y la mujer le sigue. En tango la chica también lleva zapatos de baile. Los llamados ´zapatos de tango´ suelen tener tacón muy fino llamado ´argentino´ aunque hoy en día muchas chicas ya no le dan tanta importancia a este punto.

 

El merengue casi se puede llamar el baile nacional de la República Dominicana. No hay nadie ahí que no lo baile – el ritmo lo llevan en la sangre. Se mueve mucho sobre todo las caderas y piernas dando golpecitos en el suelo, mientras no hay mucho movimiento estilizado de brazos. En este baile se nota también movimientos de origen africano. Se baila con zapato plano o descalzo.

 

Y el mas divertido:

La Samba es conocida por los bailes de los carnavales sobre todo en Río de Janeiro. Se baila solo y se basa en mover las caderas rápidamente con la consecución de pasos en las piernas. Aunque parece fácil, realmente no lo es, pues cuesta bastante coordinar distintos movimientos y los grupos llevan mucho tiempo preparando su participación en los carnavales.

 

Foto de los profesores y bailarines Javier Padilla Mery Meseguer

 

Pónselo fácil a tu pareja de baile

En el baile igual que en la vida cotidiana existen reglas de cortesía y respeto. 

Merece la pena seguir estas reglas de cortesía si quieres que la otra persona quiera volver a bailar contigo o simplemente para hacerla disfrutar del baile, ser educado y quedar bien.

 

1.     ¿Quieres bailar?

Numero uno creo que siempre será preguntar si esta chica o chico quiere bailar. Me ha pasado alguna vez que simplemente me han cogido la mano y me han arrastrado a la pista. Es verdad que con amigos y compañeros hay confianza y se puede hacer sin problema. Pero si no es el caso siempre es mejor preguntar y ser cortes. La otra persona puede estar cansada y querer tomarse un respiro o puede no gustarle la canción o cualquier otra cosa. No tiene que ser porque no quera bailar contigo. Muestra el respeto.

 

2.     Pasar de tu pareja

¿Cuántas veces te ha pasado que empiezas a bailar con alegría y ganas y en un rato se desaparecen cuando ves que la otra persona no te hacen caso? Quieres disfrutar del baile y tu pareja esta mas pendiente de lo que pasa alrededor que de ti. Mira si hay gente conocida, quien baila mejor y con quien va a bailar la próxima canción o  aun peor – te pregunta si conoces a esa morena/rubia tan guapa. Pasa continuamente. Te llevas la impresión que no bailas bien, te pasa algo raro, no estás guapo/a, no le agradas a la otra persona, etc. Solo estas deseando que se acabe la canción y no volver a bailar con el/ella nunca jamás. Muy desagradable ¿verdad?

No lo hagas a la otra persona, sigue las reglas de cortesía. Aunque no tengáis mucha conexión en el baile o estas deseando sacar a bailar a esa morena/rubia tan guapa, siempre es mejor ser respetuoso y educado. Sonríe y mantén el contacto visual con tu pareja.  La otra persona se llevará buena impresión de ti. Solo son unos minutos que dura la canción y nadie te obliga repetir.

 

3.     Seguir el ritmo y nivel  de la persona con que bailas

El balance de energías es muy importante para entenderse y poder disfrutar del baile.

En caso de chica, algunas veces pasa que te vas ´a la tuya´ ya que quieres mostrar todo lo que sabes y lo buena bailarina que eres y el chico no sabe qué hacer ya que no sigues sus marcaciones y tiene que adaptarse a tu ´show´. No nos gusta escuchar esto pero suele pasar. O al revés cuando el chico no se da cuenta de que el nivel de su pareja no es igual, que no llega a entenderle y hacer figuras complicadas. O que la chica no se siente cómoda cuando la sueltan y no tiene repertorio para hacer pasos libres y se queda ahí bloqueada y avergonzada.

¿Ves que no te sigue? Intenta hacer figuras más sencillas. Cuando bailas con una desconocida es mejor empezar con pasos más básicos e ir subiendo de nivel a medida que vayan saliendo bien.  Si te cuesta entender el nivel de tu pareja bailando intenta mirar a chicos/chicas mientras descansas y para ver con quien podrías compaginar bien.

 

4.     No insistas con lo que no sale

A veces veo que el chico hace una figura y no sale bien, vuelve a intentar y la chica sigue sin conseguirlo. Se le borra la sonrisa de la cara y a la tercera ya se pone la cara de agobio. Déjalo si ella no te pide repetir el paso. Puede que no tenga nivel para hacerlo o tu no lo marques bien. En cualquier caso es mejor no insistir y no hacerle sentir mal. Los dos tienen que disfrutar del baile.

 

5.     Gracias

Al acabar la canción dale las gracias a la otra persona. Si conviene comenta lo bien que te lo has pasado y que has disfrutado mucho bailando con el/ella. Cuando la situación permite acompaña a la chica al salir de la pista. Si no, un ´gracias´ es un mínimo.

 

Estas son las básicas reglas de cortesía para que los dos podais pasarlo bien en el baile.

 

 

Agradecimientos por la foto a los profesores Pedro Gea y Zoe Mulet