¿Baile e yoga se complementan?

 

Practicando una solo disciplina durante mucho tiempo puede llegar a hacernos sentir que se ha convertido en algo repetitivo o muy rutinario. Si lo pensamos bien hay disciplinas que no son parecidas sin embargo en realidad pueden complementarse. Como por ejemplo el baile e el yoga.

Hoy en día existen clases de ´yoga danza´que combinan las dos disciplinas donde la parte de danza puede ser de varios orígenes ( afro, oriental, etc.). Sin embargo aquí queremos profundizar sobre los beneficios de estas dos enseñanzas una para la otra sin fusionarlas en una sola.

A la primera vista no parecen tener mucho en común. El yoga no es tan expresivo ni artístico. Además a las personas inquietas y dinámicas puede parecer demasiado lento y hasta aburrido. Pero su objetivo también es diferente y créeme, merece la pena intentarlo. Yoga, a novel físico, no solo es un examen de tu paciencia, resistencia y persistencia. Te pone en forma mejor y mas rápido que cualquier cross-fit. La tonificación muscular se nota casi enseguida debido a los ejercicios que requieren fuerza y repeticiones lentas con concentración en la respiración.

El baile es puro sentimiento, expresión y la gracia del movimiento. Sea latino, reggaetón o bailes de salón. Para lograr la elegancia de los pasos y del movimiento en general muchas veces no son suficientes solo numerosas repeticiones. El cuerpo necesita mucha flexibilidad y equilibrio. Y además la fuerza muscular tanto para poder desempeñar la disciplina como para evitar las lesiones. Todo esto se trabaja en yoga. La flexibilidad del cuerpo es vital para poder practicar las asanas de yoga. Igual que el buen equilibrio. Hay varias posturas de yoga en las que uno tiene que aguantar su propio peso lo cual es imposible sin desarrollar la fuerza muscular suficiente.

Mirándolo al revés, el baile aporta a la practica de yoga una increíble elegancia y fluidez del movimiento. El control inconsciente sobre cada gesto y cada paso lo convierte en una practica bailada.

Sentimiento, elegancia y fluidez del movimiento combinada con la flexibilidad, equilibrio y fuerza física. Estas dos disciplinas te pueden llevar a descubrir unas capacidades del cuerpo que ni te podías imaginar. También yoga nos enseña sentir, aceptar nuestros sentimientos y estar aquí y ahora lo que es imprescindible en el baile – poder expresar el sentimiento a través del movimiento.